Luego de siglos de arduo trabajo y contribución al país, el descendiente Tallán siguen siendo presa de la indiferencia del Estado. Lo que el agua y el barro dejaron tras inundar sus casas, evidencia los restos de su cultura ancestral, y su tímido salto a la modernidad.
Back to Top